07. Las actividades de evaluación, Iniciativas, Tecnología

En busca de las Huellas del Pasado: la apuesta de Repsol por la Geología para la Exploración de Hidrocarburos

Hace unos meses visitamos el Centro de Tecnología Repsol para entrevistarnos con algunos de los geólogos investigadores que trabajan en los laboratorios de estudio de la Roca, donde se dispone de una tecnología que ayuda a la compañía a evaluar los sistemas petroleros y reducir la incertidumbre sobre qué pozos perforar y a qué profundidad hacerlo.

 EC | Madrid | Diciembre 2012

A pesar del silencio que inunda los pasillos del CTR, detrás de esas grandes paredes se esconden laboratorios con sofisticadas máquinas, como el laboratorio de Roca, donde se desarrolla este proyecto, al que llegan muestras de rocas de diferentes países. Estas muestras se custodian como si fuesen un diamante y son el material de trabajo de los geólogos. Dos de ellos, Miguel Ángel Caja Rodríguez y José Luis Pérez Jiménez, fueron nuestros anfitriones durante la visita y nos explicaron con detalle este proyecto.

Las rocas contienen las huellas o pistas que el sistema petrolero ha dejado marcadas en las rocas. Sería parecido a aplicar los procedimientos analíticos y deductivos que sigue la policía científica (como el Sherlock de la leyenda o el CSI de la tele) para esclarecer los hechos ocurridos en el pasado, a base del estudio de las huellas dactilares, las trazas,  la deducción lógica y eliminar las hipótesis menos realistas. El petróleo y el gas son unos de los muchos geofluidos que afectan e interactúan con las rocas desde que se formaron hasta nuestros días.  Igual que con la policía científica, las huellas dejadas son detectables con el microscopio, los espectrógrafos, análisis mineralógicos, petrográficos y geoquímicos; su interpretación requiere buenas dosis de geo-lógica…” Si se tortura suficientemente una roca, al final confesará todo lo que sabe”bromean los geólogos.

Esta sofisticada tecnología de estudio está disponible para los exploradores de Repsol en el laboratorio de la Roca del CTR, enmarcado en lo que denominan el proyecto Sherlock y al que llegan muestras de rocas de diferentes países. Estas muestras son tomadas durante la perforación de pozos petroleros y se custodian como si fuesen un diamante y son el material de trabajo de los geólogos. Dos de ellos, Miguel Ángel Caja Rodríguez y José Luis Pérez Jiménez, fueron nuestros anfitriones durante la visita y nos explicaron con detalle su trabajo.

Evolución en la extracción del petróleo

Entramos con nuestros dos geólogos en el primer laboratorio de Roca y, acompañados por el fuerte ruido de las máquinas que utilizan, nos explicaron cómo ha evolucionado la forma de extraer petróleo. “Las primeras exploraciones de petróleo tuvieron lugar hace 150 años en Estados Unidos y las perforaciones se realizaban alrededor de filtraciones visibles de hidrocarburo en la superficie de la Tierra”.

Hoy en día, determinar la existencia de petróleo es más complicado, ya que “las operaciones de exploración y producción se realizan en zonas más difíciles y costosas, muchas veces a profundidades de hasta 3.000 metros bajo la superficie del mar, por lo que la tecnología aplicada es más compleja y los profesionales necesitan disponer de mucha más información sobre la geología del subsuelo”, explica José Luis.

“La probabilidad de éxito en una perforación de exploración difícilmente supera el 25% y el coste es multimillonario”, comentan. Por ello la decisión sobre el emplazamiento de un pozo es muy importante.

“Hay que ser precisos y, cuanta más información sobre las rocas tengan los geólogos y los ingenieros, menor riesgo económico corre la compañía”.

Aumentar las probabilidades de éxito

El objetivo de los estudios geológicos es minimizar el riesgo de perforar pozos secos, es decir, en los que no hay hidrocarburos o, si los hay, su extracción es muy complicada y no resulta rentable. “Un campo de petróleo es como una esponja: el hidrocarburo y el gas se han ido acumulando en los poros de las rocas durante millones de años y no siempre es fácil extraerlos. De hecho, la extracción se realiza por la diferencia de presiones entre el yacimiento y la superficie, y para averiguar la intensidad de esta presión es fundamental conocer lo porosa y permeable que sea la roca”, comenta Miguel Ángel. El proyecto Sherlock analiza en profundidad muestras de rocas y con la información obtenida se elaboran informes útiles para la Dirección de Exploración a la hora de decidir qué pozo perforar y a qué profundidad hacerlo. Para ello, se valen de un activo y fuente de conocimientos importante con el que cuenta nuestra compañía: el Centro de Tecnología de Repsol (CTR) y la Dirección de Geología. ¿Cómo lo hacen? Los geólogos reciben muestras de rocas de diferentes partes del mundo. A veces son unos cilindros de roca de gran tamaño, llamados “testigos”, mientras que en otros casos trabajan con pequeñísimas muestras. Sea cual sea la cantidad y el tamaño, las muestras se preparan de igual manera para verlas en el microscopio y determinar cuál es la mineralogía de la roca, cómo es la porosidad, qué fenómenos geológicos le dieron lugar, etc.

Toda esta información, junto con otras técnicas indirectas (sísmica, gravimetría, etc.), permite a los exploradores averiguar si será fácil o difícil extraer el hidrocarburo que se aloja en esa roca. Es decir, si el pozo será productivo o no.

Ventajas del proyecto Sherlock

Otro aspecto a tener en cuenta es el de los gobiernos de los países petroleros. Éstos exigen a las compañías que quieran explotar sus pozos porcentajes muy elevados de la producción que se obtenga. Por ello, a la hora de elegir a quién conceden la licencia para explotar sus pozos, les interesa que la empresa seleccionada sea la más cualificada y con más experiencia en el sector, para así asegurarse de que, una vez que se perfora, se logra extraer lo máximo posible de cada metro cúbico de roca. Gracias al trabajo de nuestros geólogos en el proyecto Sherlock, Repsol ofrece a los gobiernos amplias garantías de que está cualificada para desarrollar las perforaciones con éxito. “Nuestra compañía comenzó con esta aventura hace tres años. Hoy son muy pocas las empresas que llegan al nivel de integración de información al que llegamos nosotros”, nos cuenta Miguel Ángel. Nuestra ventaja no está sólo en los equipos, sino en las conclusiones que nuestros geólogos son capaces de sacar de los análisis que les permiten esos equipos. Hay una gran integración de información entre la parte geológica y sísmica y, cuanto más se integren, mayores son las probabilidades de éxito exploratorio.

El petróleo es crucial para el crecimiento económico y hasta que otra forma de energía pueda obtener su poder calorífico, hay que seguir aumentando la producción mundial y para ello es imprescindible seguir evolucionando con las técnicas que utilizamos.

Proceso de análisis de rocas: