Breves, 10. ¡Vamos a diseñar!, Iniciativas

La universidad Pixar

Pixar es uno de los estudios cinematográficos más innovadores y a la vez más aclamados por la crítica. Desde su primera película, Toy Story (1995), han desarrollado tal cantidad de innovaciones tecnológicas que han cambiado la industria del cine de animación. Entre cortos y largometrajes cuentan con más de 30 títulos que les han reportado multitud de premios, entre otros, 22 Oscar de la Academia.

Despreciada por Disney, Pixar logró el auspicio de Steve Jobs durante sus primeros años, para volver, ya convertida en una empresa de culto, al seno de Disney en 2006. Eso sí, bajo sus propias reglas y con absoluta libertad de acción.

La cultura empresarial de Pixar resulta fascinante, aunque lo que más llama la atención es la Universidad Pixar, un programa de talleres, actos sociales, conferencias y seminarios que se desarrollan a diario en el campus Pixar.  En él se imparten más de 100 cursos: estudios sobre cine, pintura, dibujo, escultura, escritura, un grado en Bellas Artes y Cinematografía… Pero lo más destacable es que cualquier miembro de la plantilla de Pixar, ya sea animador, contable, cocinero o ayudante de producción, puede dedicar 4 horas laborables cada semana a la Universidad Pixar. La universidad forma parte del trabajo de todos. En sus aulas no hay separación entre niveles de empleados. Personas de todos los ámbitos están en contacto permanente, y esto genera un flujo de ideas constante que redunda en inmensos beneficios a Pixar. La universidad Pixar es una forma de vigorizar la imaginación de todos sus empleados, de descubrir posibles talentos, y de dotar a sus miembros de un sentimiento de pertenencia y comunidad.

Esta idea responde a lo que se ha dado en llamar “universidades corporativas”. La primera fue ideada por Motorola en 1981. Se trata de estructuras internas de las compañías pensadas para mejorar el rendimiento personal de los trabajadores y, por extensión, el de toda la empresa.

Pixar no sólo atrae talento, sino que lo retiene y estimula. A base de fomentar el talento individual, se fomenta el talento del equipo.